Recibe antes de las 72 horas! :).

¿Coronavirus en Chile? Cuidados y protección contra el Coronavirus para los corredores chilenos


Parece que cada pocos años hay un virus nuevo y aterrador que puede propagarse a los humanos a partir de animales salvajes o domesticados. ¿Recuerda el SARS o Síndrome Respiratorio Agudo Severo, un virus que mató a más de 800 personas en todo el mundo. Y ¿quién podría olvidar el espantoso virus del Ébola que causó la muerte masiva de 11.000 personas? Ahora es el turno del coronavirus chino, conocido recientemente como Covid-19.

¿Qué es el coronavirus?

El coronavirus de Wuhan, o para usar su nombre científico, Covid-19, se está extendiendo a un ritmo alarmante. Se pensaba que este nuevo coronavirus se originaba en serpientes, y ahora parece que los murciélagos son los culpables. Investigadores del Instituto de Virología de Wuhan descubrieron que este virus es aproximadamente un 96% idéntico a un virus de un murciélago descubierto en el sur de China. También está relacionado con el SARS (síndrome respiratorio agudo grave), que comparte el 80 por ciento de su secuencia genética. Ambos virus pueden penetrar en los pulmones y causar efectos respiratorios mortales.

La población humana mundial está aumentando exponencialmente, y estamos empezando a habitar áreas previamente remotas. Estos nuevos asentamientos ponen a las personas en contacto cercano con animales salvajes y nuevos virus que podrían ser catastróficos para la humanidad.

Es importante tener en cuenta una serie de consejos para prevenir la infección por el coronavirus, que según los expertos lo mejor es hacer lo mismo que harías para evitar contraer una gripe normal.

Lavarse las manos

Cuando caes enfermo, albergas muchos gérmenes desagradables y patógenos que causan enfermedades y tus manos, las uñas y la piel de entre los dedos son sus escondites ideales. Por eso, siempre debes lavarte las manos después de usar el baño, sonarte la nariz, toser, tocar animales y antes de comer. Usa agua y jabón y perfecciona tu técnica. Sé minucioso cuando te enjabones las manos. No te olvides entre los dedos y debajo de las uñas. Frota durante al menos 20 segundos, enjuágatelas y séquelas bien.

Usar desinfectante para manos

Es mejor lavarse las manos siempre que sea posible. En situaciones en las que no tienes acceso a agua y jabón, usa un desinfectante de manos a base de alcohol que tenga al menos un 60 por ciento de alcohol. Lleva siempre una botella pequeña para que puedas usarla en cualquier momento.

No te toques la cara con las manos sucias

Los virus pueden entrar en tu cuerpo a través de tus ojos, nariz, boca y otros orificios. Ponerte las manos sucias y contaminadas sobre la cara puede provocarte una infección. No le des a los gérmenes esa oportunidad, lávate las manos antes de tocarte los ojos, la nariz y la boca. También puedes lavártelas antes de usar el baño, y por supuesto, después.

Evita el contacto cercano con personas enfermas

Es obvio que alguien que tiene una infección, se mantenga alejado de tener contacto cercano con otras personas para evitar así que pueda propagar el virus. Deshazte de los abrazos, los besos y los apretones de manos. Si alguien tose y estornuda, aléjate y explícale que no quieres caer enfermo. Del mismo modo, si te sientes mal, debes quedarte en casa y mantener a tus amigos y colegas a salvo de lo que sea que tengas.

Usa mascarilla

Los estudios demuestran que usar una mascarilla para protegerse de epidemias o enfermedades respiratorias puede ofrecer cierta protección, pero solo en ciertas circunstancias. Pero lo mejor, siempre que salgas a la calle, intenta úsarla. Por que como dice el refrán: mejor prevenir, que curar.

Cúbrete la boca cuando toses o estornudas

Cuando toses y estornudes, las gotas minúsculas, llenas de miles de virus y bacterias, su cuerpo viaja a unos 160 kilómetros por hora. Pueden aterrizar en superficies, otras personas e incluso permanecer suspendidos en el aire durante largos períodos. Como puede imaginar, esta es una forma efectiva de propagar infecciones. Si es posible, intenta toser o estornudar en la curva de tu codo para ayudar a evitar que las gotas salgan a la atmósfera. Si no puedes hacer esto, usa un pañuelo para cubrirte la boca, pero usar la mano también funciona si no hay otra alternativa. Si usas un pañuelo desechable, tíralo siempre a la basura o al inodoro de inmediato y no olvides lavarte las manos después.

Limpia y desinfecta objetos y superficies

Usa lejía o desinfectante para limpiar las superficies de la cocina y el baño, el teléfono, las manijas de las puertas y los juguetes de los niños. Una vez que te das cuenta de la facilidad con la que los estornudos propagan los gérmenes, puedes ver la importancia de este paso. Trata de mantener el baño y la cocina particularmente limpios y desinfectados.

Fortalece tu sistema inmunitario

La mejor defensa contra cualquier infección es un sistema inmunitario activo y saludable. Asegúrate de que tu sistema inmunológico se fortalece haciendo ejercicio regularmente, de 30 a 40 minutos, tres o cuatro veces por semana. Comer bien también es importante, ya que los alimentos que comes y lo que bebes son factores esenciales para la función inmune. Por eso trata de hacer cinco comidas al día. Las frutas y las verduras contienen fitonutrientes, antioxidantes, fibras, aceites y ácidos que te mantendrán saludable y tu sistema inmunológico feliz. Come mucho y trata de incluir tantos colores diferentes como puedas para asegurarte de beneficiarte de la gama completa de compuestos bioactivos que contienen.

Trata de limitar el consumo de alcohol a un nivel moderado para evitar deficiencias de vitaminas y una inmunidad baja. Por eso es mejor, que te mantengas hidratado bebiendo mucha agua. Las células hidratadas son mejores para combatir infecciones y eliminar toxinas, gérmenes y contaminantes del cuerpo.

Combate el estrés

No es ningún secreto que el estrés es perjudicial para la salud y puede hacerte más susceptible a las infecciones virales. Una investigación demostró que el estrés crónico aumenta la posibilidad de desarrollar una infección después de la exposición a un patógeno. Por ello, usa técnicas de yoga y relajación como la autohipnosis o la respiración profunda para calmar tu mente. Intenta compartir tus problemas con los demás. Si lo prefieres, hablar con un amigo o un psicólogo puede ayudarte a enfocar las cosas y a aliviar parte de ese estrés. Si te sientes abrumado, intenta aprender sobre los sistemas de gestión del tiempo que le garantizarán optimizar las horas de trabajo. Aprender a decir que no puede ayudarte a sentir menos estrés y presión.

Duerme lo suficiente

¿Alguna vez estuviste enfermo y te pasabas todo el día durmiendo? El sueño ayuda a tu cuerpo a recuperarse, reduce el estrés y es un mecanismo esencial de supervivencia. Aunque todavía no se comprenden todos esos mecanismos, necesitas dormir para reparar y sanar. Asegúrate de dormir lo suficiente, mínimo ocho horas. Si te sientes mal, debes permitirte dormir todo lo que tu cuerpo necesita. Además, te ayudará a que tu cuerpo esté fuerte y evitar lesiones e incluso a ser más rápido.

Si sigues estos consejos, te mantendrás alejado del coronavirus chino Covid-19 y no poner en riesgo tu salud ni la del resto del mundo.